¿Cómo iniciar en la observación de aves?

¿Sabías qué la observación de aves puede ser una actividad para toda la vida, y puede ser practicada en cualquier sitio?
El avistamiento de aves es gratificante porque probablemente es una forma de adentrarse a la naturaleza con unos objetivos concretos, admiración por el entorno y cuidado por la conservación de lo que te parece fascinante. No solo te distraes, sino que con el uso de herramientas digitales puedes aportar a plataformas de ciencia colaborativa y ayudar a que científicos que procesan todos estos datos a nivel mundial, construyan una visión general de cómo es la estructura de la diversidad y conservación de las aves, así como trayectorias de migración, entre otros.

Así que, si deseas conocer cómo iniciar en la observación de aves, en este artículo te lo explico.

Te saluda la reinita encapuchada, una pequeña ave, de la familia de los chipes, que llegó a pasar el invierno en las montañas de Lempira y en esta ocasión te quiero mostrar cómo iniciar en la observación de aves, este es un viaje de aprendizaje que te invito a que hagamos; y si no has leído mi artículo sobre “¿Qué es la observación de aves?” lo puedes hacer, haciendo clic aquí.

El biólogo y máster en educación Daniel Germer, en su tesis “Potencial pedagógico de la observación de aves para la formación de conciencia ambiental en Honduras” menciona:

“No existe un patrón para la enseñanza de las aves como pasatiempo, esto se realiza de manera empírica a partir de aprendizaje autodidacta y la transmisión vertical desde el observador con experiencia hacia el novato, generando características en común, entre las que destaca un aprendizaje efectivo, creciente interés y competitividad en la actividad, la que se asocia al mismo tiempo, con la inversión de tiempo, dinero y visita a espacios naturales del país”

Y es que, la edad, la disponibilidad del tiempo y los recursos no deben ser impedimentos, ya que por un lado, se puede practicar de forma estacionaria (iniciando en el propio jardín o patio cercano) y otra forma (y más común) de avistar aves, es la búsqueda activa o desplazándose. Las aves son muy accesibles incluso en áreas urbanas, y puedes observarlas mientras esperas en tu auto que avance el tráfico, cuando te diriges a la iglesia, o incluso, desde la ventana de tu oficina.

“Siempre me ha gustado mucho la naturaleza, de hecho estudié Licenciatura en Turismo y un día se me presentó la oportunidad de tomar un Curso para ser Guía Observador de Aves y me enamoré de esta actividad.”

Vi una publicación en Facebook del Club de Observación de aves COAS Copán, les escribí y me agregaron al grupo de WhatsApp; como yo vivía en un sitio donde se ven varias especies de aves, me emocioné, comencé a hacer listados, a tomar fotografías, a asistir a reuniones virtuales de los pajareros. Hasta mi novio conocí y todo por el tema de las aves…”

“Una vez vi un gavilán perchado bien cerquita, eso me impresionó. De ahí empecé con el rollo de las aves, sumado a que ya tomaba fotografías”

Algunas herramientas digitales gratuitas que te pueden acompañar a lo largo de esta actividad, son las apps de guías de aves, utilizadas para ayudar a identificar los avistamientos, una de las más recomendadas es Merlin, por la facilidad en el uso y por la enorme cantidad de datos que contiene, gran parte de los cuales se obtienen de otra app muy usada por los observadores de aves, llamada eBird, en la cual se documenta de forma muy sencilla las especies observadas, cantidad, ubicación, etc.
La app Merlin permite ingresar ciertas condiciones o características de las aves que se observan, y con datos como el tamaño aproximado, colores principales, ubicación y fecha, sugiere un listado de las posibles aves, también si cargas la foto del avistamiento en la app, por reconocimiento de inteligencia artificial, indica con altas probabilidades, el ave observada.

En esta actividad, aunque no es obligatorio, es importante la constancia, y si deseas adquirir las habilidades y aprendizaje lo antes posible, debes practicar siempre que puedas, lo recomendable es formar parte de grupos de observadores o crearlos, siempre que haya miembros más experimentados es de mucho apoyo. Un tamaño sugerido del grupo es de dos a tres personas, para no ahuyentar las aves con los ruidos generados, y al mismo tiempo más de una persona hace sumar ojos y aumentar chances. Formar parte de un club de observación de aves, en Honduras es totalmente gratuito, y puedes consultar los clubes distribuidos en Honduras, haciendo clic aquí.

Como toda actividad que se realiza al aire libre, debes usar ropa cómoda, de colores discretos parecidos al entorno, como tierra, marrones o verdes, gorra para protección del sol, calzado apropiado (botas, burros…) todo dependerá de la zona en la que desees practicarlo.

Algo extremadamente importante conocer al observar aves, es el Código Ético para la Observación de Aves y cuyos tres principales puntos son los siguientes:

  • El bienestar de las aves es lo primero
  • El hábitat debe ser protegido
  • El comportamiento de las aves no debe ser alterado

Cada uno de estos fundamentos se ha creado para instruir a las personas interesadas en las aves mejorando el comportamiento durante la actividad, siendo consciente de los problemas que se pueden ocasionar, incluso con la sola presencia humana en el lugar.

¿Qué observar en un ave?

En primer lugar, una herramienta que te será de mucha ayuda, es el uso de binoculares para lograr ver de forma ampliada las aves desde largas distancias; al principio puede que cueste acostumbrarse, pero con la práctica se logra rapidez y precisión. Una buena práctica para iniciar con el uso de binoculares, es probar con objetos inmóviles, generalmente se observa fijamente a puro ojo, y luego levantando lentamente los binoculares, manteniendo fija la posición; otra buena práctica es visualizar una referencia destacable, y con esa referencia en mente encontrar la especie, pero es algo que con el uso continuo, se logra dominar sin ni siquiera pensarlo y se vuelve una acción casi automática.
Otra recomendación, es buscar una posición de manera que el sol quede a tus espaldas, lógicamente para no dañar la vista, y también para distinguir mejor los colores de las aves.

Para lograr identificar un ave se puede hacer mediante su forma, canto o incluso tipo de vuelo, tipo de nido, etc… Así que es importante que observes detalles como el tamaño, color, forma de pico, forma y largo de la cola… entre más detalles intentes observar, más datos recopilas para que tu cerebro logre identificar y buscar en tu memoria, siendo ésta, una de las partes fascinantes de este pasatiempo, ya que entre más detalles busques, tu visión se agudiza y en la vida diaria focalizas mejor al observar, tu cerebro automáticamente se vuelve más concentrado al encontrar detalles en cualquier otra situación particular.

En una libreta de campo (lápiz y papel) o tu bloc de notas del celular, puedes registrar cualquier cantidad de datos para no olvidarlos luego, esto servirá en caso que no sepas el nombre del ave en cuestión y así puedas consultar posteriormente en fuentes bibliográficas, directamente a conocidos pajareros, grupos de Facebook, Whatsapp, etc. Es curioso como personas súper ocupadas, te responden casi de forma instantánea cualquier duda en estos grupos de observadores de aves, sin ni siquiera conocerte, simplemente su pasión por las aves, les origina un disposición enorme para apoyar.

“Cuando no reconozco un ave, dependiendo de que especie sea, recurro a Merlin y a la Guía Peterson de Honduras si estoy en campo. Si tengo fotos, confirmo con otras guías e imágenes en Internet, y si es un grupo de especies que no me son muy conocidas (aves acuáticas, rapaces o migratorias) suelo apoyarme con revisores de eBird de mi país o personas con más experiencia con esas aves.”

Algo que vale la pena mencionar, es que no debes preocuparte si no se logra identificar todas las especies, mucho menos que en un inicio el escuchar otros observadores de aves con mucha práctica, te genere ansiedad o desmotivación, por “no estar a su altura”, o como menciona Germer: “la adquisición de destreza puede manifestarse en fanfarronería como forma de bullying para reforzar sensaciones de preponderancia” frente a observadores novatos. Como cualquier otra actividad, cada persona tiene su propio ritmo de aprendizaje y estilo para disfrutarla.

¿Dónde y a qué hora observar aves?

Las horas de mayor actividad de las aves son al inicio de la mañana o al final del día, pero depende si buscas especies específicas, porque algunas son nocturnas como los búhos. También las especies varían según los tipos de ecosistemas, encontrándose con mayor facilidad aves acuáticas en lagos o playas por ejemplo y algunos chipes solo en bosques.

Al notar la presencia cercana de un ave, hay que esperar inmóvil y observar el entorno con algún tipo de camuflaje (de ser posible), es probable que si no notamos vuestra presencia, no estemos alerta y realicemos libremente comportamientos interesantes como alimentarnos, buscar alimento para nuestras crías, cortejo o apareamiento o inclusive, aseando nuestras plumas muy relajadamente…

Los largos tiempos de espera y atención, te hacen apreciar paisajes, sonidos, aromas y observar otras formas de vida. A medida que vayas conociendo la actividad, ¡las horas se pasan volando!

¿Cómo acercarse a un ave?

No en línea recta, sino diagonal, a una distancia prudente tratando de no perturbar su comportamiento ni generar estrés en la misma.
A veces solo se logran ver siluetas, o si se ubican individuos que están fuera del rango de visión, solamente se logra escuchar el canto o llamadas, entonces mediante el mismo, es posible identificarlo. Se pueden grabar, con micrófonos unidireccionales o desde el mismo celular, para posteriormente consultar o documentar. Esta es otra parte interesantísima de cómo esta actividad provoca que se agudice el oído, ya que entre varios sonidos, puedes llegar a focalizar e identificar automáticamente un ave, reconocer un ave por el canto, es como reconocer la voz de una persona, cada quién tiene un tono, intensidad, ritmo distinto, y aunque algunas personas hablan de forma parecida, siempre se logran diferenciar unas de otras, algo muy parecido sucede con las aves, al tener práctica, escuchas un canto y tu cerebro automáticamente recuerda el ave en imagen, y milésimas de segundos después, el nombre.

A medida que se va adentrando en este mundo, empiezas a conocer personas afines, lugares importantes, empresas que son amigables con las aves, también se aprende de especies de árboles, ya que es necesario para ubicar especies y un sin fin de conocimientos del área de biología.

Si deseas iniciar en la observación, la última semana de agosto puede ser una gran oportunidad, en Santa Rosa de Copan, durante la feria Agostina, se celebrará un festival de aves, de mucha importancia para la región. Solo en Copán, se han registrado más de 380 especies de aves distintas y puede ser tu oportunidad para ver algunas que no se encuentran en otra parte del país.

¿Deseas dejar palabras de motivación para que las personas hagan su primer pajareada?
Si aún no has pajareado, ¿Deseas hacerlo? ¿Qué te limita?

Os leo sus comentarios,

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario