¿Qué es la observación de aves?

¿Sabías que los colibríes solo habitan en América? ¿Y qué existen más de 350 especies?

La observación de aves es un pasatiempo, y algunas veces una obsesión, se está volviendo popular entre los millenials y es considerada la actividad al aire libre de más rápido crecimiento en los Estados Unidos, solo allí, la practican más de 50 millones de personas, ya que es una actividad que puede llegar a ser tranquila y relajante, que agudiza y desarrolla los sentidos, y es considerada buena para la salud mental.

Te saluda la reinita encapuchada, una pequeña ave, de la familia de los chipes, que llegó a pasar el invierno en las montañas de Lempira y en esta ocasión te quiero mostrar en qué consiste lo fascinante que es observar aves: es una actividad que consiste “básicamente” en enfocarse en las mismas, diferenciarlas unas de otras, encontrar detalles que las hacen únicas entre las familias, como la apariencia (tamaño, colores, forma de pico, de patas…), el comportamiento, trayectoria de vuelo, sonido del canto, tipo de nido… etc. Pero va más allá de la simple observación, también lleva un componente importante (entre otros) de ciencia ciudadana y conservación, y a medida que uno se sumerge en este “mundo”, y cuanto más se aprende, más nos damos cuenta de cuán ignorantes somos…

El pasado 9 abril se celebró el “Honduran Big Day 2022”, un evento, en el que a nivel nacional todas las personas observadoras de aves, dedicaron gran parte del día a observar aves, ya sea desde sus casas o desplazándose en grupos pequeños de amigos para registrar el mayor número de especies de aves en un solo día. Y este próximo 14 de mayo se celebra el Global Big Day, que viene siendo la misma actividad que acabo de mencionar, pero ¡a nivel mundial!, es un día tan importante para los observadores de aves, que en Colombia, ya se han realizado 3 simulacros el mes pasado para llevar a cabo esta actividad y así lograr quedar en los primeros lugares como país con más variedad de especies de aves registradas en un solo día.

Pero, ¿qué es lo que hace que las aves sean tan fascinantes para este grupo de personas comúnmente llamados “pajareros”?

Como especie humana, que vive en una era globalizada, con mucha tecnología y sobrecarga de información, muchas veces, pierden el sentido de la existencia, se olvidan de admirar nuestro entorno y la naturaleza que nos rodea, pierden conciencia de que formamos parte de un ecosistema, con el que debemos coexistir y vivir en equilibrio; se olvidan que dependemos de otras especies y siguen su día a día en una carrera por hacer las cosas más rápido y con menos sentido para su existir.

Encuestas revelan que en más de la mitad de observadores de aves, la afición por esta actividad, nació por cuenta propia, entre los medios que generaron interés figuran artículos y reportajes, viajes anteriores, canales temáticos, etc.; un porcentaje mejor se “enganchó” por influencia de los padres u otros familiares y en una proporción menor, por influencia de los amigos.

Club de observación de Aves de Santa Rosa de Copán

«Yo al principio no conocía nombres de aves, absolutamente nada, sólo disfrutaba verlas en libertad, hasta el día en que observé un ave que fue un nuevo registro para el departamento y nunca me imaginé que después me podría adentrar tanto en este mundo.»

«Algo que genera un efecto multiplicador es compartir en nuestras redes sociales las aves que hemos observado, las personas que quizás no observan nada de aves… eventualmente se van interesando en ellas… y cada vez que ven una, nos escriben diciéndonos: «miré esta ave y me acordé de vos… ¿cómo se llama este pajarito?»

Historia

La observación de aves como actividad de recreación, se empieza a mencionar a inicios del siglo XX, pero esto no quiere decir que el interés humano por estas criaturas inició hace apenas 100 años, ya que, la intriga y atracción hacia las aves se demuestra en tallados en piedra y pinturas rupestres que datan desde los inicios de la especie humana; el interés por identificar las aves originalmente consistió en cazarlas, para posteriormente reconocerlas (ya muertas).
El primer libro sobre esta actividad, precisamente llamado “Bird watching” (Observación de aves) se registró en Gran Bretaña, en el año 1901, escrito por el Ornitólogo Edmund Selous y cuyo libro escaneado puedes consultar haciendo clic aquí.

En dicho libro, explica su “conversión ornitológica” de pasar a matar aves para su identificación, a plenamente observarlas:

“Por mi parte, debo confesar que una vez pertenecí a este gran y pobre ejército de asesinos, aunque felizmente, un mal tirador, un coleccionista fatigable y un pobre chapucero poco entusiasta, en general. Pero ahora que he observado de cerca a los pájaros, matarlos me parece algo monstruoso y horrible; y, por cada uno que disparé, o incluso solo disparé y fallé, me odio a mí mismo con un odio creciente. Estoy convencido de que muchos otros podrían llegar a este excelente resultado, si tan solo comenzaran a hacer lo mismo; porque el placer que pertenece a la observación y la inferencia es, en realidad, mucho mayor que el que acompaña a cualquier tipo de habilidad o destreza, incluso cuando la muerte y el dolor añaden su entusiasmo a este último. Que cualquiera que tenga un ojo y un cerebro (pero especialmente este último), deja el arma y toma las gafas durante una semana, un día, incluso una hora, si tiene suerte, y nunca querrá volver a cambiar. Pronto llegará a considerar la matanza de pájaros no sólo como algo brutal, sino terriblemente estúpido, y su arma y sus cartuchos, que alguna vez fueron tan queridos, serán para él, en lo sucesivo, como los juguetes de la niñez son para el hombre adulto.”

A partir, de libros como este, la observación de aves fue difundiéndose poco a poco, dándose a conocer y sumándose así, cada vez más personas interesadas en la actividad, y ahora, practicada por personas que se dedican a distintas disciplinas (no solo a áreas relacionadas a la ornitología o biología como podría esperarse).

Aves

Somos animales vertebrados de sangre caliente, huesos huecos, el sistema digestivo es único, ya que por la ausencia de dientes, en algunas especies, una sección del mismo actúa como órgano triturador. El aparato respiratorio es uno de los más complejos del reino animal y el sistema visual de las aves suele estar altamente desarrollado.

No poseemos glándulas sudoríparas y somos los únicos animales que poseemos plumas, la cuáles nos permiten volar (a la mayoría), regular la temperatura corporal y también nos pueden servir como camuflaje para evitar que otros animales nos cacen.

Aunque “ser un cabeza de chorlito” significa no tener inteligencia en muchos países, ciertas especies de aves dan pruebas de capacidades cognitivas relativamente elevadas. Las especies de Corvidae tienen fama de ser las aves más inteligentes.

Nuestra dieta incluye una gran cantidad de tipos de alimentos como néctar, frutas, plantas, semillas, carroña, y diversos animales pequeños, incluidas otras aves.

Las aves pertenecemos al Reino Animalia, Filo Chordata y Clase Aves; a partir de allí, se derivan Ordenes (como los Columbiformes que son las palomas), Familias (como la Strigidae a la que pertenecen los búhos), y luego Género y Especie que se representa en el nombre científico de cada ave.

Las aves se originaron a partir de los dinosaurios y están presentes en todos los continentes, se han identificado más de diez mil especies distintas, y el país con mayor diversidad de especies es Colombia, puedes ver el resto de países haciendo clic aquí y buscar a Honduras.

Muchas especies de aves migramos para aprovechar de las diferencias estacionales de temperatura en el mundo, con lo que optimizamos la disponibilidad de fuentes de alimento y de hábitats reproductivos.

Las aves nos comunicamos principalmente a través de señales visuales y auditivas. Las señales pueden ser entre especies distintas o entre miembros de una sola especie.

Importancia de la observación de aves

La observación de aves, engloba varios aspectos de gran importancia, en Honduras la Asociación hondureña de ornitología (ASHO) se concentra en cuatro pilares:

Conservación de especies / Investigación científica / Educación /Aviturismo

El siguiente estudio argumenta que las acciones de manejo para la protección de las aves y los paisajes que las sostienen beneficiarían a los humanos: The importance of species diversity for human well-being in Europe.

Concluyen que la riqueza de especies de aves se asocia positivamente con la satisfacción con la vida en toda Europa. Encuentran una relación relativamente fuerte, lo que indica que el efecto de la riqueza de especies de aves en la satisfacción con la vida puede ser de una magnitud similar a la de los ingresos… Con base en estos resultados, este estudio argumenta que las acciones de manejo para la protección de las aves y los paisajes que las sostienen beneficiarían a los humanos.

Cómo iniciar a observar aves

La observación se puede hacer con los propios ojos, prestar atención, y luego se pueden conseguir herramientas que servirán de ayuda, como binoculares, guías de campo, cámaras, etc.

Al concentrarse en la actividad, hay que tratar de observar la mayor cantidad de características en las aves, como pico, tamaño, canto, tamaño de la cola, trayectoria del vuelo, colores; una combinación de estas características, nos ayuda a identificar las especies o familias de aves, ya que cada una tiene características generales.

Se recomienda caminar sin provocar ruido, ropa colores oscuros, o verdes, para no interrumpir mucho el entorno natural de las aves.

Es de mucha importancia para la ciencia que se recolecte datos como la hora en que se avistó, cantidad, especie, etc. y de esa forma se contribuye a bases de datos globales que son utilizadas en conjunto para analizar por ejemplo trayectorias de migración, detectar especies amenazadas y otra gran cantidad de estudios.

Si eres observador de aves, comenta, ¿cómo nació tu interés por esta actividad?, si no lo eres, ¿te llama la atención, un pasatiempo como este?

Os leo sus comentarios,

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario